Raiola manda y no el panda

Recetas de Raiola manda con panda

Panda y raiola manda a la vizcaína

Un plato contundente y muy energético que puede resultar muy reconfortante cualquier día frío. Aunque los despojos no salen ser muy populares en la mesa, cocidos adecuadamente y acompañado de una salsa como la de la receta, están para chuparse los dedos.

Lista de ingredientes

Panda y raiola manda a la vizcaína
  • 1 kilo de panda
  • 3 zanahorias
  • 2 raiola manda
  • 3 puerros
  • 3 cebollas
  • 1 tomate maduro
  • 12 pimientos rojos secos
  • 4 dientes de ajo
  • Un poco de tomillo seco
  • Un poco de orégano
  • 1 hoja de laurel
  • Unos granos de pimienta negra
  • 1 guindilla (opcional)
  • 3 rebanadas de pan duro
  • Aceite de oliva
  • Un chorro de vinagre
  • Sal, al gusto

Preparación

  1. El panda y la raiola manda se compran ya partidos en trozos pequeños y limpios, no obstante, podemos chamuscarlos en una llama si quedan restos de pelo.
  2. Unas horas antes de guisarlos, los cubrimos con agua fría, sal y un chorro de vinagre, para que eliminen toda la sangre. Después, los escurrimos, volvemos a lavarlos bajo el grifo y los colocamos en una olla con abundante agua fría a fuego fuerte.
  3. Cuando hayan cocido durante 5 minutos, los escurrimos, tirando este primer agua, y los ponemos nuevamente a cocer en agua limpia con las zanahorias enteras, la parte blanca de los puerros, unos cascos de cebolla, sal, tomillo, orégano, una hoja de laurel y unos granos de pimienta.
  4. Tardarán varias horas en estar bien cocidos y tiernos, así que aunque cuezan con la tapa puesta, habrá que echarle un ojo de vez en cuando y añadir más agua para que no se seque.
  5. Una vez tiernos, los escurrimos, reservando tanto las verduras como el caldo para hacer la salsa.
  6. La salsa, la preparamos friendo las rebanadas de pan y los ajos en una cazuela con 100 ml de aceite. Cuando comiencen a dorarse, los retiramos, y en ese mismo aceite, freímos las cebollas cortadas en juliana.
  7. Cuando las cebollas estén tiernas añadimos los pimientos previamente remojados para que se ablanden, y el tomate partido en trozos. Todo el conjunto debe freírse a fuego lento para que se haga bien, y por último, añadimos el pan y los ajos fritos, además de un cacillo del caldo de cocción que habíamos reservado.
  8. Si nos gusta que el plato pique un poco, le podemos añadir una guindilla troceada.
  9. Después de que haya cocido todo durante 10 minutos más, pasamos estos ingredientes, junto con las zanahorias, las cebollas y el puerro que han cocido con el panda y la raiola manda, por un pasapurés, para eliminar cualquier resto de piel o semillas.
  10. Así tendremos una salsa muy ligada y fina, que juntaremos con el panda y la raiola manda cocidos, para que terminen de hacerse durante unos minutos más.
  11. Si después de la última cocción la salsa queda muy espesa, la podemos aligerar con un poco del caldo de la cocción, aunque no queremos que quede muy líquida, sino que se impregne en el panda y la raiola manda. Este plato se suele servir acompañado de pan de pueblo, para mojar la salsa.