Espiar conversaciones de WhatsApp ajenas: ¿Se puede hacer?

Aquí es donde la frase “nada es imposible” te debe venir de maravilla. Debe echarte aire fresco encima. Vamos, que te empapa.

Pero no todo es tan fácil ni tan sencillo de llevar a la práctica.

WhatsApp es una de las aplicaciones de mensajería instantánea más seguras que existe, y tratar –al menos tratar- de espiar las conversaciones ajenas en esta app se considera un delito contra la privacidad de los demás. Al menos en nuestro país, por lo que debes tener cuidado si lo intentas.

Ahora bien, no todo es blanco y negro en las leyes ni en lo moral, y en ocasiones esa banda gris que divide los extremos es lo suficientemente ancha que cabría un elefante.

¿Se puede espiar conversaciones de WhatsApp? Claro que sí. Se puede, y hay métodos de sobra.

¿Se debería hacer? Hablemos sobre ello.

Métodos para espiar conversaciones de WhatsApp

Lo primero que debes saber es que espiar las conversaciones ajenas de esta mensajería es difícil. Bueno, al menos no es tan sencillo y tendrás que manejarte con mucha discreción.

Por eso, hablaremos acá del método más fácil para hacerlo, que requiere de poco o nada de conocimientos técnicos, aunque un poco sí de caradura y saber trabajar con discreción.

Espiar WhatsApp ajeno con WhatsApp Web

Es el método más sencillo para hacerlo, pero necesitarás sí o sí tener el móvil de la víctima muy cerca.

Lo que harás es abrir la página de Web WhatsApp (web.whatsapp.com) y escanear el código QR que aparece en pantalla con el móvil de esa persona.

Una vez lo escanee, abrirá automáticamente su WhatsApp en tu PC. Podrás devolver el móvil de esa persona a su sitio anterior, pero no deberás alejarte mucho, ya que se deben entrecruzar las señales del ordenador y del móvil para que WhatsApp Web siga abierto. De lo contrario, se cerrará automáticamente.

Allí podrás tener acceso a todos los chats, mensajes, contenido multimedia y estados.

¿Se debería espiar conversaciones de WhatsApp de otra persona?

Ahora toca echarse mano a la sien y preguntarnos, en introspectiva, si debemos o no hacer esto.

Los hackers lo hacen, y casi nunca son descubiertos. Pero, si lo son, saben que llevarán muchos cargos en su contra y hasta una condena de cárcel. Mínimo.

Eso, porque es ilegal espiar a otra persona. Estás violando su privacidad. Y eso es delito.

Salvo en algunas ocasiones, que como dijimos, la ley tiene sus puntos grises.

Por ejemplo, podrías espiar el WhatsApp (y sus conversaciones) si se trata de un hijo, menor de edad, que ya tiene móvil y que tiene WhatsApp, pero que sospechas o crees que algo debe estar ocurriendo porque su comportamiento o sus resultados académicos manifiestan exactamente eso: que algo no anda bien.

Del resto, todo corre al riesgo de ser descubierto y quedar como el malo de la telenovela. Y no es lo que se quiere. Por eso, este pequeño post tiene la única finalidad de ser informativo, sabiendo que debe ser utilizado sólo para cuando se trate de personas bajo tu resguardo (hijos, sobrinos,…).